Archivo de la categoría: Sobre Proyecto tud

Un gobierno de Consenso para Valdemoro

Proyecto tud propone un gobierno de consenso con todos los partidos y todos los vecinos

El interés del vecino siempre ha estado en nuestro corazón y nuestra mente durante toda la legislatura anterior y de forma relevante en este proceso electoral. ¿Qué nos han pedido entonces los vecinos de Valdemoro?, es la pregunta que nos hemos hecho recurrentemente estos días, y a la que creemos finalmente haber encontrado respuesta.

La gran mayoría, y esto es algo que hemos comprobado en las diversas charlas y debates que estamos teniendo internamente y con los vecinos en la calle, están pensando en las opciones tradicionales, aquellas que normalmente la política “de siempre” suele plantear: ¿con qué partido se va a pactar?, ¿con quiénes no se quiere llegar a un acuerdo o con cuáles nunca debemos estar asociados?. Quizás, mirar así las cosas implique no verlas adecuadamente.

Desde Proyecto TUD, hemos dicho en sucesivas ocasiones que no nos interesan los pactos en situaciones de falta de mayoría consistente, ya que éstos son acuerdos que excluyen interesadamente a unos para conseguir a toda costa el poder, firmando así un cheque en blanco que promueva esa exclusión.

Una de las máximas de Proyecto TUD es la búsqueda de soluciones sólidas, coherentes, pero también creativas a los problemas habituales, en las que la integración y no la disgregación sean el empuje básico, donde la responsabilidad, el bien común y no el orgullo político dirijan las acciones que deberían resolver la situación en la que se encuentra nuestra ciudad.

Nuestra respuesta por tanto, es sencilla, los vecinos de Valdemoro nos han pedido que TODOS gobiernen y que ante un resultado tan disperso y poco definido, todos los grupos políticos sin excepción, se incorporen al gobierno del municipio, para que entre todos de forma consensuada saquemos adelante Valdemoro con una fórmula inaudita en la historia política española como la que planteamos: un gobierno de todos para todos. Sin pactos que aíslen a unos prevaleciendo a otros, citando a nuestro amigo Óscar López, “quitándonos la camiseta del partido para ponernos la de Valdemoro”.

Y es esto lo que proponemos, una fórmula en la que el partido más votado, Ciudadanos, sea el que lidere el cambio, y que el resto de los partidos, lideren de forma cohesionada las distintas concejalías (Deporte, Cultura, Educación, Sanidad, etc.) en función de los votos recibidos. De esta forma todos podrán trabajar activamente en lo que los vecinos les han pedido, y todos tendrán la parte de responsabilidad necesaria para poner en marcha los cambios que requiere Valdemoro.

El 11 de febrero de 1990, Nelson Mandela salió de prisión tras 27 años a la sombra y el 17 de junio de 1991 se votaron las leyes que supusieron el fin del Apartheid gracias a su contribución. Sudáfrica vivía una época terrible: crisis económica, necesidad de mejorar el sistema educativo, el sanitario, combatir la corrupción política, etc. El periodista John Carlin estaba destinado allí como corresponsal del ‘The Independent’ y describía incrédulo: “…donde estaban los blancos había jardines, árboles, flores, casas bonitas, buenos coches, piscinas… cruzabas esos 500 metros y veías chabolas, calles sin pavimentar, no había árboles ni flores ni pájaro”. Carlin recuerda que preguntó a Mandela cuál era la fórmula para iniciar el proceso de negociaciones para el fin del Apartheid, y le dijo: Reconciliar las aspiraciones de los negros con los temores de los blancos”.

En Valdemoro debemos reconciliar las aspiraciones de todos los colores políticos con los problemas y necesidades de todos los vecinos de este municipio, gobernando para todos sin distinciones de forma responsable, pero también distinta y solidaria.

Antonio José González

Proyecto TUD

Una aproximación a Proyecto TUD desde la filosofía

Imaginad que miramos a través de una ventana. En este ejercicio cotidiano no nos cuesta nada ver a través del cristal: el árbol frente a nuestra habitación llega nítidamente a nuestros ojos, y podemos apreciar en él sin dificultad alguna cada una de sus hojas, el nido sostenido entre sus ramas o algo tan sutil como la infinita variedad de tonalidades verdes que nos ofrece. Es mucho más difícil, sin embargo, ver algo que está ahí, mucho más cerca de nosotros que el árbol: el cristal de la ventana. Desde luego, podemos apreciarlo, aunque ello supone un esfuerzo por acomodar nuestra pupila a la transparencia del vidrio. Dicho de otra manera, no basta con que esté ahí: tenemos que querer verlo.

La distancia que media entre ver a través de la ventana y ver el cristal es muy semejante (en términos estrictos, es casi análoga) a la existente entre los modos de ver el mundo. Así, dos formas hay de mirar la realidad: viendo lo que ella es (en nuestro ejemplo: notando el cristal) o apreciando en ella lo que debería ser (la naturaleza pura del árbol, sin la humana mediación ventanal). Esta distinción es una ley universal, y por ello ha de cumplirse en esa porción del mundo que es la política. Por supuesto, puede darse el caso de que coincidan ambas perspectivas: hablaríamos entonces del fin de los tiempos en que todo se ha logrado. Pero eso aún nos queda muy lejos.

Dado que hemos de elegir entre estas dos formas de mirar, ¿cuál es preciso escoger? Instintivamente parece preferible mirar la realidad desde lo que debería ser: el corazón, más que el cerebro[1], nos pide buscar el ideal de las cosas para luego poder llevarlas a su perfección por medio de nuestras acciones. Lamentablemente, el lugar de las corazonadas es el campo de las relaciones afectivas y del arte; en política, razonar bien las cosas con el cerebro es el mejor remedio contra la forma de ataque cardíaco que llamamos “frustración”.

Dejad que me explique. Si pensáis en un hombre cualquiera, ¿no sería mejor que tuviese alas? Esto supondría el magnífico beneficio de poder volar libremente por el cielo y no parece arrastrar inconvenientes. ¡Exijamos, pues, a la realidad que los hombres sean alados! Pero la realidad nos dirá: “el punto de partida lo pongo yo”. Esta es la clave de la cuestión. Que nadie piense que este texto es un afán por segar las ilusiones. Todo lo contrario: lo que pretendo con ello es hacer ver que las ilusiones tienen que ser plausibles; un deseo imposible es el camino más corto hacia los abismos más oscuros, los programas incumplidos y la cólera.

Este es el pedestal sobre el que ha de erigirse la estatua del “programa político”. Eso es lo que Proyecto TUD intenta: partir de la actualidad presente, de la realidad local existente –mala, horrible, endeudada; pero realidad- y construir desde ella un mundo mejor. Y sólo el Proyecto TUD está en disposición de hacerlo: es el único partido exclusivamente local, conformado por vecinos de Valdemoro que conocen la situación del municipio porque la padecen: funcionarios, autónomos, estudiantes, parados,   vecinos que buscan un Valdemoro mejor. Es en esta segunda etapa de la reflexión donde tienen cabida las corazonadas, el mágico momento en que se propone lo que debe ser. Los castillos en el aire pueden ser inmensos y hermosos, pero son, por definición, inhabitables; hagamos posible lo posible.

Rodolfo Gutiérrez Simón es en la actualidad estudiante de Doctorado en Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid, donde realizó un Máster en Pensamiento Español e Iberoamericano con una calificación de sobresaliente y se licenció en Filosofía. Ha sido Becario de Excelencia de la Comunidad de Madrid, Becario de Colaboración en Departamentos Universitarios del Ministerio de Educación y Becario de la Fundación Valdemoro Siglo XXI. Es miembro del Consejo de Redacción de la Revista de Hispanismo Filosófico como representante de la Universidad Complutense de Madrid, componente activo de grupos de investigación universitaria, autor de artículos en revistas especializadas, de capítulos de libros y de ponencias en distintas universidades españolas. Recientemente ha ganado el IV Certamen María Zambrano de ensayo filosófico en la categoría de Máster y Doctorado.

[1] Nada menos que Miguel de Unamuno era muy partidario de esta forma de pensar: «Hay personas, en efecto, que parecen no pensar más que con el cerebro, o con cualquier otro órgano que sea el específico para pensar; mientras otros piensan con todo el cuerpo y toda el alma, con la sangre, con el tuétano de los huesos, con el corazón, con los pulmones, con el vientre, con la vida. Y las gentes que no piensan más que con el cerebro, dan en definidores; se hacen profesionales del pensamiento», decía en Del sentimiento trágico de la vida. Creedme, amigos, si os digo que es estupendo ser profesional del pensamiento, como lo era el propio Unamuno, que tanto lo critica.

La hora de la política ciudadana. Porque otra gestión de lo público es posible

Proyecto TUD, un grupo de vecinos que aspira a gobernar

Parece claro que sea cual sea el resultado de las elecciones municipales del próximo mes de mayo, muchas cosas van a cambiar en la política española.

El hartazgo de los ciudadanos hacia sus representantes políticos, por su forma de gestionar lo público, va a dar pie a una ruptura del tradicional bipartidismo. Es más en muchos entornos, como Valdemoro, se han organizado alternativas vecinales, sin políticos profesionales, que aspiran a tener el suficiente peso para cambiar las cosas, para aumentar la transparencia en la gestión y promover la participación para que las elecciones no sean exclusivamente una cuestión que se convoca cada 4 años.

Y no es una utopía. Movimientos similares como Vecinos por Torrelodones, con los que nos sentimos muy identificados, han demostrado que es posible implicarse políticamente, como vecino, como protagonista activo del lugar en el que vives, y asumir las labores de un gobierno local con mejores resultados.

En Proyecto TUD llevamos ya 6 años apostando por un modelo nuevo, inspirado en las recientes demandas vecinales y lejos lógicamente de las estructuras y partidos políticos tradicionales, de claro sesgo nacional, que apuesta por la tríada del gobierno abierto: transparencia, colaboración y participación.

Porque el voto ya es un derecho, ahora los vecinos quieren tener voz. Y no solo cada cuatro años, cada vez que haya un aspecto que les afecte; quieren opinar, sugerir, involucrarse en la solución de los problemas de su localidad. Porque esta es la verdadera política no la que vemos a diario, de la mano de partidos caducos y dirigentes que siguen sin reaccionar y se van a ver, irremediablemente, arrastrados por el cambio.

En las primeras elecciones a las que concurrimos, prácticamente sin que nadie nos conociera, ya conseguimos un concejal.

Confiamos en que en mayo, fruto de nuestra trayectoria, de nuestras iniciativas e ideas y apoyados por el momento favorable en favor de otras opciones, seamos capaces de capitalizar ese voto descontento que busca iguales a los que trasladar su confianza con la seguridad de que no será traicionada.

Ni siquiera aspiramos a gobernar. Con ser capaces de inspirar las políticas municipales, y ofrecer a los vecinos de Valdemoro la posibilidad de hacer suya la gestión pública, ya nos daríamos por satisfechos.

Porque otra forma de gobernar es posible… Y, cada día, más necesaria.

Artículos relacionados:

¿Quién debe ser el protagonista de la política? El ciudadano, nunca los políticos

Buena parte del descrédito de la clase política proviene directamente de haber abandonado sus principios. Los principios y valores del servidor público, del político, y de la propia política.

Basta acudir a la etimología de la palabra para darnos cuenta de que el protagonista de cualquier acción política debe ser siempre el ciudadano.

Pero después de muchos años, sin una ciudadanía vigilante y activa y sin límites que pusieran freno al creciente poder de las maquinarias políticas, los partidos tradicionales se han convertido en germen y cáncer del sistema. Ellos son, con sus actitudes y conductas, los que alimentan el desasosiego, la desconfianza, cuando no directamente, el desprecio hacia su labor.

Desde Proyecto TUD, como ciudadanos pero también como movimiento social que aspira a cambiar la forma de hacer política, hemos tenido siempre como elemento central de nuestras propuestas y de nuestro discurso al ciudadano. Somos, de hecho, un proyecto de ciudadanos, creemos en la política y en los políticos, pero no en estos.

Y junto a esta necesidad de cambio, también reivindicamos que los vecinos despertemos y alcemos nuestra voz para garantizar que la gestión pública se realiza por personas con cualificación y compromiso, de un modo transparente, abierto y colaborativo.

Frente al voto como elemento de acción, al que se agarran siempre los políticos caducos, nosotros exigimos también la voz para ofrecer propuestas, ideas, mejoras…

¿Y de dónde deben venir estas? ¿De los políticos? Se ha demostrado que es tan ineficiente como perverso.

Apostemos entonces por los ciudadanos, somos muchos más y la inteligencia colaborativa se ha demostrado que resuelve los problemas con mayor rapidez y eficacia.

Si tenemos el voto para otorgarnos la voz, ¿quién nos lo impide?

Enlaces relacionados:

Te esperamos en la presentación de tu candidatura a las elecciones municipales

Por fin los vecinos tendrán voz, y no solo voto

Proyecto Tud

Si tú también piensas que es preciso rescatar la gestión de Valdemoro de los políticos y acercarla a los vecinos, te esperamos el próximo viernes 5 de diciembre, a las 20:30 horas en el Centro de Actividades Educativas de Valdemoro (calle Cuba cruce con Avda. Hispanoamérica). Presentaremos nuestra candidatura, tu candidatura, a las próximas elecciones municipales.

Será en un acto sencillo en el que el candidato de Proyecto TUD, Antonio González, responsable de compras de una multinacional española, explicará las principales líneas de actuación de la propuesta participativa En Valdemoro #tudecides, que tiene como objetivo motivar a los vecinos para que asuman un papel protagonista en la construcción de Valdemoro.

Un Valdemoro distinto, más transparente, eficiente, participativo…, en el que tienen cabida distintas sensibilidades y en el que el único requisito ineludible es el interés por el municipio y por el bienestar de los valdemoreños.

Junto a Antonio González estarán presentes los otros 14 vecinos que resultaron elegidos el pasado mes de noviembre, en unas primarias completamente abiertas, transparentes y democráticas, a las que pudieron presentarse cualquier vecino de Valdemoro identificado con los principios de Proyecto TUD.

Si estás harto de la política actual, de sus protagonistas, de la corrupción, de cómo se gestionan los asuntos públicos…, te esperamos.

Tú también formas parte de Proyecto TUD.

Y ya sabes, comparte y difunde este mensaje. Cuantos más seamos, más cerca estaremos de ser protagonistas 😉

La participación, receta mágica para legitimar la política y mejorar la gestión

Más allá de ideologías, parece cada día más claro que el modelo político tradicional está en crisis, en serio peligro de muerte.

La jerarquía, el principio de autoridad basado en el organigrama y no en la capacidad, la falta de transparencia… tienen sus días contados, pese a que muchos se resisten a admitir esta nueva realidad.

Y la participación, que reclama la sociedad cada día con un mayor volumen, puede ser la puntilla a una caduca forma de entender la política y la gestión de los asuntos públicos.

Es responsabilidad de las instituciones públicas facilitar y promover la participación de los vecinos e incorporar sus iniciativas a la gestión diaria.

Y lo es como un derecho ciudadano pero también como fuente de legitimidad para una clase política cada día más alejada de la realidad, como fórmula para mejorar la gestión municipal. Porque alguien duda de que las ideas e iniciativas de cientos, miles, de vecinos serán siempre más brillantes que las de un puñado de políticos o asesores.

Y para lograrlo, nada mejor que apoyarse en las nuevas tecnologías. El entorno digital nos ofrece las herramientas para hacerlo de un modo natural, sencillo y accesible.

Los medios ya existen, solo resta -lo más importante- la voluntad política de hacerlo realidad. ¿Están los partidos políticos tradicionales preparados? ¿Y sus líderes?

Y recuerda que, al menos en Valdemoro, #Tudecides

Enlaces relacionados:

12 vecinos de Valdemoro ya han presentado su candidatura para las elecciones municipales

Después de la primera fase, 12 vecinos de Valdemoro han presentado su candidatura para formar parte del equipo de trabajo con el que proyecto tud concurrirá a las próximas elecciones municipales. En este momento hay más candidaturas en fase de análisis.

Candidatura Provisional

Cualquier vecino de Valdemoro, mayor de edad y que se comprometiese con los principios de Proyecto TUD, podía optar a ser candidato a la Alcaldía de Valdemoro y a formar parte de las listas, completamente abiertas.

En este momento, aún está en curso el proceso de constitución del censo, también abierto a cualquier vecino que desee elegir a su candidato preferido de entre los presentados. Únicamente tiene que enviar un correo a proyectotud@gmail.com con sus datos personales.

El próximo sábado 15 de noviembre se producirán las votaciones y se conocerá la lista de candidatos definitivos de proyecto tud.